Basílica Santa Teresa
Foto: Lechuguinos.com
Compartir
  • 22
    Shares

Pueblo repudió show mediático y acto político presentado en la Basílica Santa Teresa durante misa del Nazareno

Como ya Lechuguinos lo venía reportando, no sorprenden los hechos de violencia en que culminó la misa del Nazareno de San Pablo realizada el día de ayer en la Basílica Santa Teresa.

El día de ayer a tempranas horas, habíamos denunciado cómo un grupo terrorista y fascista de VP hizo una convocatoria para guarimbear durante la misa del Nazareno de San Pablo.

El Cardenal Urosa Savino, encargado de dar la homilía en la misa de celebración y manifestación de fe hacia el Nazareno de San Pablo, se encargó de politizar y partidizar este acto religioso a donde asisten feligreses de cualquier tendencia política pues los une la devoción a el Nazareno.

En la misa se apersonaron varios dirigentes de la derecha venezolana, que pretendían actuar como grupos de choque pues horas antes habían convocado a sus seguidores a asistir a la celebración con banderas a fin de politizar dicho evento.

Estos grupos estuvieron encabezados por María Corina Machado, Antonio Ecarri y unos dirigentes de Voluntad Popular, quienes habían hecho los llamados a asistir a través de sus cuentas twitter, sin contar con que el aliado del mal, el diabólico Cardenal Urosa, se encargaría solito de hacer de la misa un verdadero acto político de la derecha que asqueó a la mayoría de los presentes.

Tras una homilía totalmente política y partidista, a favor de la derecha y en donde incluso el Cardenal Urosa llamó al Presidente Constitucional Nicolás Maduro dictador, feligreses chavistas ahí presentes no se la calaron más, pues ya había sido suficiente aguantar el show con cámaras, banderas políticas que habían montado María Corina y Antonio Ecarri, como para permitir también que la misa fuera un acto político.

Al terminar la misa del Nazareno, el mismo pueblo presente gritando consignas como “¡Chávez Vive, la lucha sigue!” le recordó al Cardenal Urosa que se encontraba en un acto de fe religioso y no en un acto político y tras querer politizar una misa  y realizar todo un show mediático por parte de los dirigentes opositores presentes, la misa culminó en violencia en rechazo a la ofensa religiosa y falta de respeto a los feligreses presentes que se había cometido.

 

Redacción Lechuguinos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here