Colombia
Foto: Lechuguinos.com
Compartir
  • 48
    Shares

Mientras los colombianos ponían todas sus ilusiones en la participación de su selección de futbol en el Mundial, en Colombia se incrementaba la cifra de asesinatos por motivos políticos.

El  talentoso cronista colombiano Alberto Salcedo Ramos logró romper el manto de silencio y distracción que la gran prensa mundial mantiene sobre la constante violación de los derechos humanos que se perpetra en Colombia.

Así lo dio a conocer al publicar en el diario estadounidense The New York Times una reseña titulada “La verdadera derrota de Colombia”.

“Iba a escribir sobre todo eso que he mencionado, digo, pero cambié de planes porque hoy sucedieron en Colombia varios hechos trágicos que me obligan a poner esta derrota deportiva en su justo contexto”, indica el periodista.

En ese sentido, continua diciendo que, “se conoció que en el Cauca, lugar donde nació Yerry Mina, autor del gol colombiano, fueron masacrados siete campesinos. En la región Caribe fue asesinado un dirigente comunal mientras veía el partido. Antes, una profesora había sido amenazada de muerte por un comandante paramilitar”.

“Hace poco, en Medellín, varios asaltantes ingresaron en la vivienda de un periodista y hurtaron sus archivos y equipos de trabajo. En lo que va de 2018 han sido asesinados noventa y ocho líderes sociales”, enumeró el escritor.

Añadió que “no pertenezco a la legión de quienes creen que amar goles y gambetas nos convierta en seres insensibles, pero es evidente que en Colombia el fútbol se ha usado, históricamente, para tender una cortina de humo sobre la impunidad de los verdugos”.

Salcedo Ramos, autor del libro La eterna parranda, expresó: “Ahora, cuando Colombia está volviendo a su guerra reciclada de siempre, sería frívolo lamentar una eliminación deportiva que viene a ser una minucia en comparación con el fracaso histórico del país”.

“Propongo que, al menos por esta vez, nos ahorremos las lágrimas del fútbol. Necesitamos mantener los ojos despejados para interpretar mejor los nubarrones que se ciernen sobre nosotros”, concluyó.

Redacción Lechuguinos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here