Compartir

Se filtraron unos cables de una investigación sobre la actuación de Nelson Bocaranda, durante la Guerra de las Malvinas como agente británico en detrimento de la soberanía de Argentina.

La Guerra de las Malvinas fue un conflicto bélico ocurrido en 1982 entre Argentina y Reino Unido,en el que la nación suramericana se enfrentó a la potencia imperial para recuperar las islas, que consideraba y aún considera parte de su territorio. Se extendió por dos meses y medio, y durante la misma murieron 649 argentinos, 255 británicos y 3 civiles. Inglaterra ganó la guerra, apoyada por Estados Unidos.

Samuel Moncada explica que, en ese momento, el Embajador del Reino Unido en Venezuela «necesitaba un agente local que no pareciera defender a los británicos» para confundir con propaganda al público venezolano, que era pro-argentino. Los documentos obtenidos por Moncada señalan que el embajador contaba con un periodista local que le servía para hacer propaganda a favor de los británicos. «El agente era un ‘aliado’ confiable que podía servir para debilitar el apoyo venezolano a Argentina».

Así, el embajador entregó al periodista Nelson Bocaranda un documental hecho por el gobierno británico para que lo transmitiera en su programa en el canal privado RCTV, en horario estelar. El acuerdo era secreto pues se trataba de hacer pasar la propaganda como “información”.

«Los británicos tenían un agente local a su servicio para promover sus intereses contra Argentina en las Malvinas. Ese agente por decenas de años ha pretendido ser un periodista cuando en realidad es un “operador de información” de poderes extranjeros«, denunció Moncada en una serie de tuits. «Las pruebas tan difíciles de conseguir las tenemos. Son documentos oficiales del gobierno británico que nunca se escribieron con la intención de ser publicados. Son documentos verdaderos».

Redacción Lechuguinos – Alba Ciudad

1 Comentario

  1. El dìa en que ese grandísimo coño de su puta y maldita madre pise Venezuela, hay que agarrarlo y vaciarle la carga completa del fusil en su asquerosa jeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here