Neocolonial
Foto: Lechuguinos.com
Compartir
  • 141
    Shares

Estados Unidos impulsa una nueva era neocolonial en países que representa una amenaza para la extrema derecha, pero tiene como obstáculo al gobierno ruso.

Estados Unidos está implementando la estrategia del neocolonialismo que ya había probado en Irak y Libia. Rusia, a su vez, siempre será un obstáculo para su realización, dijo el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú. El experto ruso Alexéi Leónkov explicó a Sputnik si hay países latinoamericanos con riesgo de acabar en la mira de Washington.

La lista de países que corren el riesgo de convertirse en víctimas del neocolonialismo incluye varios países de América del Sur, África y Asia, opina el experto.

Por regla general, son los que no poseen potencial suficiente de industria militar, de ahí que no sean capaces de contrarrestar de ningún modo a Washington. De todas maneras los pueden acusar de que les falta democracia, prosiguió.

“El ejemplo emblemático sería Corea del Norte. Se sometía a una presión considerable hasta que se hiciera no solo con armas nucleares, sino con misiles capaces de alcanzar el territorio de Estados Unidos. Y el tono cambió enseguida”, recordó el entrevistado.

Aun así, esta táctica no puede servir como un remedio para solucionar todos los problemas dado que pocos países pueden permitirse conseguir dicho tipo de armas, aseveró.

Camorra en el ‘patio trasero’

Washington siempre ha considerado que América Latina forma parte de “su patio trasero, al que nadie tiene derecho a entrar”, apuntó el experto.

Recordó que Estados Unidos siempre “ha decidido el destino” de los países de la región, pero hubo intentos de varios países, como Cuba, que tuvieron un resultado bien conocido.

“Fue una larga confrontación, pero Estados Unidos no logró doblegar a este país insular, que adoptó una actitud de principio y ha defendido su independencia”, destacó Leónkov.

El analista puso como ejemplo la Venezuela de Hugo Chávez, el líder que tuvo éxito en la tarea de oponerse a la política de Estados Unidos.

Al mismo tiempo, mencionó Brasil, cuya expresidenta Dilma Rousseff, conocida por desarrollar sus relaciones con los Brics, fue sometida al ‘impeachment’, aunque la mayor parte de las razones para ello “habían sido inventadas”, dijo.

Compañeros de armas

Dichas acciones de Estados Unidos se extienden, sobre todo, a la política técnico-militar de estos países. Según Leónkov, Washington considera que solo los países que les compran armas, o armas de los miembros de la OTAN, son leales a él.

“Washington empieza a ejercer presión, una vez que algún país obtiene armamento de China o, Dios no lo quiera, de Rusia”, ironizó el entrevistado.

“EEUU ‘descuidó’ que Venezuela se hiciera con armas rusas y ahora está tratando de hacer todo lo posible para que este precedente no se repita. Ahora los estadounidenses buscan la mejor manera que castigar a Caracas por la falta de lealtad”, explicó.

Varios líderes latinoamericanos ya están dando pasos para establecer contactos con el nuevo bloque de poder, representado por los Brics y la Organización de Cooperación de Shanghái, continuó.

Varios de estos países esperan contar con el apoyo del nuevo bloque en caso de que Estados Unidos decida interferir directamente en sus asuntos, prosiguió Leónkov.

Desde su punto de vista, lo único que ahora impide la interacción fructuosa entre América del Sur y Rusia es una larga distancia entre las dos.

“Una muestra de lealtad hacia Rusia por parte de los países de la región entraña malas consecuencias para ellos, porque de repente pueden sufrir un golpe de Estado bajo el manto de un movimiento democrático”, agregó.

Una respuesta firme

El conflicto armado en Siria demostró al mundo entero cómo Rusia puede contrarrestar las aspiraciones neocolonialistas de Estados Unidos, enfatizó el entrevistado.

Según Leónkov, una manera de entender cómo Estados Unidos puede reaccionar a la resistencia de Rusia a sus acciones sería analizar cómo Washington actuó en Cuba, Venezuela y otros países.

La presión en tal caso se ejercería a todos los niveles, ya sea político, económico o militar. Esta también puede suponer el apoyo a grupos terroristas que afirman estar luchando por la ‘liberación’, declaró el experto, refiriéndose supuestamente a numerosas agrupaciones en Oriente Medio que llevan esta palabra en su nombre.

“La experiencia demuestra que con Rusia sí se pueden hacer negocios, mientras con los estadounidenses, no. Aunque no puede prohibir a nadie que coopere con Rusia, intenta presionar a través de diferentes organizaciones [internacionales]”, indicó.

Leónkov puso como ejemplo el reciente escándalo que tuvo lugar en la Asamblea Mundial de la Salud, cuando Ecuador introdujo el proyecto de la resolución en apoyo a la lactancia materna.

Estados Unidos, que, según informan, actuó a favor de los intereses de los productores de papillas, amenazó con dejar de prestar ayuda económica y militar a este país latinoamericano.

Como consecuencia, la resolución fue introducida por Rusia y el documento fue aprobado con menores alteraciones.

A juicio del experto, si países como Ecuador tuvieran una alternativa, Estados Unidos no tendría mecanismos para ejercer presión sobre ellos. El apoyo de Rusia en situaciones como esta es una de las maneras de contrarrestar la ‘estrategia del neocolonialismo’ de Estados Unidos, igual que lo llamó el ministro de Defensa ruso, concluyó Leónkov.

Estados Unidos está implementando la estrategia del neocolonialismo que ya había sido probada en Irak y Libia y que radica en apoyar cualquier ideología, incluidas las más salvajes, para debilitar a los Gobiernos legítimos, declaró el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, en una entrevista con el periódico italiano Il Giornale, publicada el pasado 11 de julio.

“Se recurre a la escenificación del uso de armas de destrucción masiva o catástrofes humanitarias y en las últimas etapas se utiliza la fuerza militar para crear un caos controlado con condiciones ventajosas para bombear activos existentes a la economía estadounidense a través de empresas transnacionales”, añadió.

“Rusia, que aboga por una cooperación equitativa y mutuamente beneficiosa con cualquier país en el marco del concepto de un mundo multipolar, siempre será un obstáculo para la realización de tales estrategias“, señaló el ministro.

Vía Denis Lukyano / Sputnik News

Redacción Lechuguinos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here