Lilian Tintori
Foto: Lechuguinos.com
Compartir
  • 1.5K
    Shares

Lilian Tintori intentó montar un nuevo show en torno a Leopoldo López y por mentirosa se lo desmontaron rapidito

De nuevo es desmentido otro show de la demente psicótica de Lilian Tintori, y es que mientras ella se pasea por el mundo haciendo dramas y montando novelas, haciendo quizás que otras cosas y dándose vida de realeza, mientras se toma selfies, con dinero que desconocemos su procedencia, Leopoldo López el esposo de ésta se comporta de manera agresiva e irrespetuosa con quienes lo custodian en la cárcel militar de Ramo Verde donde cumple su condena por asesinato, instigación al odio, entre otros cargos cuando inventó La Salida, la cual buscaba sacar del poder al presidente Nicolás Maduro Moros en 2014. Como es de esperar de esta opositora, siempre en la palestra con sus desaciertos en este año 2017 de  con la posición número 7.

Esta señora si es que puede llamársele así va por los distintos continentes inventando que a su esposo se le maltrata, se le prohíben las visitas, se le niegan las atenciones y que le son violados todos sus derechos humanos, por resumir de alguna manera las falsas acusaciones de Tintori, quien desde hace un par de días viene declarando que durante 10 días no había podido visitar a su marido, sin embargo, se conoció gracias a varios reporteros que ésta no se había apersonado en las inmediaciones del centro penitenciario desde incluso antes de esa fecha, lo que obviamente la vuelve a dejar sin mascaras ante la lupa pública.

Y es que al parecer esta señora no se cansa de quedar expuesta porque sigue insistiendo en ridiculizarse delante de los medios pero siempre resulta desmentida pues sus mentiras siempre son descubiertas por una parte u otra.

Ya solo queda acostumbrarse a los shows de esta señora pues al parecer no piensa desistir de ellos, lo que es absurdo pues el resultado de esto es quedar mal parados tanto ella como su marido, quien mientras es pintado como una víctima ante el mundo está haciendo de las suyas en la cárcel, gozando de privilegios e incluso agrediendo a quienes lo rodean y atienden. ¿Irónico no?

 

Redacción Lechuguinos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here