Residentes de Cabo Verde exigen liberación del diplomático venezolano Alex Saab

Por cuarta vez, se niega la entrada de los abogados a Cabo Verde para reunirse con el embajador Alex Saab, al que se le niega la justicia.

A pesar de tres decisiones de sus propios tribunales, dos del Tribunal de Apelación de Barlavento y uno del Tribunal Supremo de Justicia, junto con otro fallo vinculante del Tribunal de Justicia de la CEDEAO, la policía de Cabo Verde denegó hoy la entrada a dos abogados de la defensa del Embajador Saab.

«La policía de Cabo Verde está obstaculizando deliberadamente el proceso legal a pesar de las órdenes judiciales», dijo el Dr. Jose-Manual Monteiro, abogado principal en Cabo Verde del Embajador Saab. “Los abogados en cuestión tenían todos los certificados de inmigración y salud necesarios para poder ingresar legalmente a Cabo Verde. Todos estos fueron revisados antes de abordar el vuelo. El embajador Saab está aclarando que se le niega el derecho a defenderse”.

El Dr. Pinto afirma, además, que “El Tribunal de Apelación de Barlavento, en su decisión de 21 de enero de 2021, dictaminó que el Sr. Saab no puede contactar a nadie (…) aparte de los abogados que lo representan”. En la decisión del mismo Tribunal de Apelación de Barlavento de fecha 29 de enero de 2021, el tribunal mencionó que el Sr. Saab «(…) puede recibir visitas periódicas de sus abogados durante un período o hasta 3 horas (…)»

Finalmente, en su decisión de 20 de febrero de 2021, la Corte Suprema de Justicia declaró que el arresto domiciliario del Sr. Saab “no limita la libertad y la circulación”. Por lo tanto, las acciones actuales de Cabo Verde violan todas las normas legales, órdenes judiciales nacionales e internacionales”.

El equipo de defensa desea resaltar que ésta es la cuarta ocasión en nueve meses que Cabo Verde se avergüenza a sí mismo y demuestra que sus afirmaciones de ser “un éxito democrático africano” y “un modelo a seguir por toda África” son vacías.

Ahora, también exigimos que se escuchen las voces de los responsables europeos de Cabo Verde y que condenen este comportamiento dictatorial y autoritario. ¿Hablarán Luxemburgo, el mayor inversor en Cabo Verde, y Portugal, el antiguo maestro colonial que ha sido usurpado en ese papel, y reconocerán lo que está sucediendo? ¿El Departamento de Estado de EE. UU. bajo la administración Biden, defenderá el estado de derecho o permitirá que la extraterritorialidad judicial extraterritorial por motivos políticos gobierne como lo hizo bajo el presidente Trump?

Al Primer Ministro le decimos que este desprecio por el debido proceso y el comportamiento civilizado es vergonzoso y debe cesar de inmediato.