Periodistas y defensores de DDHH fueron víctima de la represión de Duque

En una carta enviada a la OEA, Amnistía Internacional urge a condenar los abusos de los DD.HH. en Colombia, como la violencia sexual de policías.

La organización pro derechos humanos Amnistía internacional (AI) envió una carta abierta a la Organización de los Estados Americanos (OEA) en la cual expresa su profunda preocupación por las violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional por parte de agentes de la Fuerza Pública colombiana, bajo el Gobierno derechista de Iván Duque, y exigió a los Estados de esta entidad hemisférica romper el silencio y condenar los abusos que incluyen violencia sexual.

“Teniendo en cuenta que la OEA representa el foro multilateral por excelencia de las Américas, Amnistía Internacional hace un llamado a las autoridades de sus Estados miembros a adelantar todas y las máximas gestiones, para que la actual crisis de derechos humanos sea conocida por dicho foro, a fin de adoptar soluciones que permitan no sólo garantizar el derecho a la reunión pacífica y a la libertad de expresión, sino que además coadyuven a encontrar soluciones duraderas a las demandas de derechos económicos y sociales”, reza el texto.

De acuerdo con la nota, desde el inicio de las manifestaciones que comenzaron en el marco de paro nacional en 28 de abril, Amnistía Internacional ha mantenido “un constante monitoreo” de la situación de derechos humanos en Colombia, concluyendo que los agentes de la Fuerza Pública colombiana han hecho “con frecuencia un uso excesivo e innecesario de la fuerza en el control de las manifestaciones”.

También, la oenegé ha confirmado “la comisión de desapariciones forzadas y crímenes de violencia sexual que constituyen tortura por parte de tales agentes”, y recalca que dichos crímenes no solo se consideran violaciones de los derechos humanos, sino también “crímenes del derecho internacional”.

En la nota se señala que, durante las manifestaciones, 43 ciudadanos han perdido la vida “a manos de la Fuerza Pública”, mientras otros 27 casos se encuentran en proceso de verificación; asimismo, ha contabilizado 1445 casos de detenciones arbitrarias, 47 de lesiones oculares, 22 de violencia sexual y 106 de violencia basada en género, entre otros.

Colombia vive un estallido social desde hace un mes que ha tenido su origen en unas medidas económicas aprobadas y retiradas a posteriori por el Ejecutivo neoliberal de Iván Duque.

El Gobierno colombiano para sofocar las movilizaciones en todo el país recurrió al uso excesivo e innecesario de la fuerza por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) que condujo a los tristes episodios de violencia registrara ante las cámaras de los reporteros que cubrían tales manifestaciones.