Xi Jinping_ China exige a EEUU a dejar de dar órdenes a otros países en el mundo

El presidente chino, le exigió a EEUU que deje de dar órdenes a otros países en el mundo y que no se meta en asuntos internos de las naciones.

El presidente chino, Xi Jinping. resalta que los asuntos globales no pueden ser decididos por unos pocos países, y exige a ciertas potencias que eviten “dar órdenes a otros”.

“Lo que necesitamos en el mundo de hoy es justicia, no hegemonía […] Dar órdenes a los demás o entrometerse en los asuntos internos de los demás no obtendrá ningún apoyo”, ha alertado el mandatario de China, Xi Jinping, en un discurso ofrecido este martes vía videoconferencia en el Foro de Boao para Asia.

Xi ha agregado que los asuntos globales no pueden ser decididos por unos pocos países. Aunque, no hizo mención específica a un concreto país, los medios coinciden considerando que sus palabras eran un mensaje dirigido a Estados Unidos, a medida que crece la rivalidad entre las dos principales economías del mundo.

El mandatario chino ha dicho, del mismo modo, que cualquier esfuerzo por “construir barreras” va en contra de los principios económicos y de mercado, y solo “dañaría a otros sin beneficiarse a uno mismo”.

En este sentido, ha urgido a no dejar que el “unilateralismo buscado por algunos países marque el ritmo al mundo entero”.

China y Estados Unidos se han enfrentado en varios temas que van desde Hong Kong a Taiwán, a todos los cuales, Pekín los considera como unos propios asuntos internos y rechaza las injerencias de Washington.

Además, la escalada de tensiones ha ido acrecentándose entre Estados Unidos y China a medida que la Casa Blanca ha ido cuestionando temas que incluyen el comercio, la ciberseguridad y la tecnología.

China acusa a EE.UU. de usar sus poderes financiero y militares para presionar a otros países y dice que las políticas abusivas de seguridad nacional de Washington amenazan el futuro del comercio mundial.

Entretanto, Washington y Pekín han venido consolidando sus alianzas en medio de una creciente rivalidad; mientras se alerta de un “riesgo real” de guerra entre ambas partes.