eeuu amenaza a china funcionarios
Foto: Lechuguinos.com

El Ministerio de Exteriores de China anunció este lunes 10 de agosto que Pekín aplicará sanciones contra 11 funcionarios estadounidenses.

En reciprocidad a las sanciones emitidas por el régimen de Donald Trump, el Ministerio de Exteriores de China anunció este lunes 10 de agosto que Pekín aplicará sanciones contra 11 funcionarios estadounidenses, entre los que destacan los senadores Ted Cruz y Marco Rubio. Asimismo, los senadores Tom Cotton y Pat Toomey, el congresista Chris Smith, el presidente de la Fundación Nacional para la Democracia, Carl Gershman, el presidente de Freedom House, Michael Abramowitz, y el director ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth también fueron incluidos en “lista negra”.

La medida, que entrará en vigor a partir de hoy mismo, se produce en respuesta a la decisión tomada por Washington el pasado viernes de imponer sanciones contra 11 funcionarios chinos y de Hong Kong a quienes acusa de restringir las libertades políticas en esta región administrativa especial china.

“En respuesta al comportamiento incorrecto de Estados Unidos, China ha decidido imponer sanciones a aquellas personas que se comportaron mal en asuntos relacionados con Hong Kong”, dijo el portavoz del ministerio, Zhao Lijian, en una sesión informativa en Pekín, sin especificar en qué consistirían las sanciones.

Entre las personas sancionadas por EEUU se encuentran Carrie Lam, la jefa ejecutiva de Hong Kong, el comisario de Policía, Chris Tang, el secretario de Seguridad, John Lee, y la secretaria de Justicia, Teresa Cheng. Las medidas congelan cualquier activo estadounidense de los funcionarios implicados y prohíben a los ciudadanos del país norteamericano hacer negocios con ellos.

“Estados Unidos apoya al pueblo de Hong Kong y utilizaremos nuestras herramientas y autoridades para apuntar a aquellos que socaven su autonomía”, declaró el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin.

El Departamento del Tesoro de EEUU explicó que las sanciones fueron impuestas «por socavar la autonomía de Hong Kong y restringir la libertad de expresión o reunión de los ciudadanos» durante las manifestaciones del año pasado, donde las multitudes se pronunciaban en contra la de ley de Seguridad Nacional.

Hong Kong respondió el pasado sábado 8 de agosto al paso de EEUU y calificó de «excusa poco convincente» el argumento del Gobierno norteamericano para instaurar las restricciones, advirtiendo que servirá para profundizar la brecha entre Pekín y Washington.

«La última medida del Gobierno de EEUU representa una interferencia descarada y bárbara en los asuntos internos de la República Popular China (RPC), utilizando a Hong Kong como un peón en su táctica para crear problemas en la relación China-EE.UU., por los intereses egoístas de algunos políticos estadounidenses», declaró un portavoz del Gobierno hongkonés a través de comunicado.

Mientras tanto, el jefe de Policía de la ciudad, Chris Tang, también rechazó la medida. «Defender la seguridad nacional y la seguridad de Hong Kong es mi responsabilidad y mi honor. Las sanciones de países extranjeros no significan absolutamente nada para mí», comentó el funcionario.

Redacción RT