USAID desconoce paradero de los $507 millones entregado a Guaidó en ayuda humanitaria
Foto: lechuguinos.com

El presidente Nicolás Maduro pide al Congreso de EE.UU. que investigar el destino de los recursos otorgados por Trump a golpistas en Venezuela.

El mandatario venezolano ha urgido al Congreso de EEUU a investigar el destino de los mil millones de dólares que la saliente Administración de Donald Trump le entregó durante los últimos dos años a los dirigentes de la derecha venezolana Leopoldo López, Julio Borges y Juan Guaidó, para desestabilizar el país suramericano.

Desde el Palacio de Miraflores (sede gubernamental), en una intervención para actualizar el balance de la COVID-19, Maduro ha denunciado que la extrema derecha estafó tanto al pueblo venezolano como a la Administración estadounidense.

Si se lleva a cabo una pesquisa seria, ha proseguido el jefe de Estado, el Congreso norteamericano encontrará robos, estafas y mentiras por parte de la oposición venezolana, y se dará cuenta de que los recursos estadounidenses reposan ahora en cuentas bancarias en paraísos fiscales.

El mandatario ha lamentado que los recursos financieros entregados por Washington a la derecha para llevar a cabo golpes de Estado y desestabilizar Venezuela, no se usaran para atender al pueblo venezolano en materia de salud, educación, alimentación, etc.

Maduro también ha congratulado a los venezolanos por la celebración exitosa de los comicios parlamentarios del pasado 6 de diciembre, pese a todos intentos de sabotajes, y ha instado a la nueva Asamblea Nacional (AN) a investigar el robo y la estafa de los diputados opositores en el periodo 2016-2021.

“Desde Colombia, EE.UU. y Madrid movieron todas sus fuerzas para sabotear las elecciones parlamentarias y no pudieron, ni podrán perturbar la vida Republicana, la paz del país”, ha destacado el presidente del país bolivariano.

Ha resaltado, asimismo, que el chavismo ganó los comicios a pesar de “enfrentar la guerra económica, las sanciones contra el combustible y el transporte”, y subrayado que ningún poder extranjero puede imponer su voluntad a la nación bolivariana, porque “solo el pueblo manda, solo el pueblo quita”.

A pesar de los llamamientos de la oposición de Venezuela, especialmente del diputado Juan Guaidó, y su aliado cercano, EE.UU., la nación caribeña acudió a los centros de votación para elegir a los diputados de la Asamblea Nacional de entre un total de 14 400 candidatos, la mayoría de la oposición y el Gran Polo Patriótico (GPP) con el 68,43 % de los votos salió ganador.