España no tiene voluntad para propiciar un diálogo en Venezuela
Foto: Lechuguinos.com

El canciller Jorge Arreaza, desestima que la comunidad internacional quiera propiciar un diálogo sincero con el Gobierno venezolano.

“Dicen a los cuatro vientos que quieren ayudar en el diálogo, pero se auto anulan con las acciones. ¡Vaya paradoja!”, ha comentado el ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela en la red social Twitter, dejando claro que no existe la voluntad internacional de propiciar un entendimiento con el Gobierno de Venezuela.

A propósito de las declaraciones de su homóloga española, Arancha Gonzáles Laya, desde la frontera de Colombia, respecto a la migración venezolana, Arreaza ha dicho que se trata de otra “puesta en escena” de la interminable “obsesión” con Venezuela.

Gonzáles había declarado que España apoya los esfuerzos de la Organización de la Naciones (ONU) y varias oenegés que asisten a los migrantes venezolanos en Cúcuta, Colombia.

El sábado, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó “revisar a fondo” todas las relaciones con España en respuesta a los cuestionamientos de la canciller española sobre el sistema gobernante en Venezuela.

“Go Home (váyase a casa) canciller de España, basta de humillaciones contra Venezuela, ya basta de hipocresía, de abuso, ya basta de posiciones de doble rasero, favoreciendo a los paramilitares colombianos, al Gobierno de Colombia, a los asesinatos y masacres”, manifestó el líder chavista.

Las tensiones entre Madrid y Caracas se han disparado estos días. Esta semana, el Gobierno venezolano expulsó a la jefa de la delegación de la Unión Europea (UE), Isabel Brilhante, tras las nuevas sanciones que impuso el bloque comunitario a un grupo de funcionarios venezolanos.

Además, Caracas acusa a Bogotá de tratar, junto con Washington, derrocar el Gobierno de Maduro. En este sentido, las autoridades venezolanas han presentado pruebas que involucran a Colombia en la fallida Operación Gedeón, mediante la cual un grupo de militares disidentes venezolanos y mercenarios norteamericanos intentó, en mayo de 2020, infiltrarse en el territorio venezolano desde Colombia para asesinar a Maduro.