Superintendencia de Colombia declara en quiebra a Monómeros
Foto: Lechuguinos.com

Lionstreet, es la empresa a la cual Guaidó vendió Monómeros y desde ahora se encargará de las operaciones medulares.

El sindicato de trabajadores de Monómeros, denunció que Guaidó, firmó un contrato donde prácticamente vende la estatal que se robó a una empresa privada llamada Lionstreet, quien desde la presente se encargará de las operaciones medulares.

El alcance del convenio es tal, que afecta todas las aéreas de operaciones de Monómeros, empresa que dicho sea de paso, deja de ser autónoma y pasa a ser prácticamente un apéndice de Lionstreet, que será la que domine las áreas medulares, en las que además se debería tener el más estricto control, como por ejemplo la compra de materias primas, (es aquí donde se dan los sobreprecios) ventas, manejo de canales de distribución, depósitos, logística, entre otros, por lo que las gerencias de ventas, suministro, y logística, estarán subordinadas a esa empresa sin experiencia y sin equipos.

Lo más grave y que se especifica en la Cláusula 4, “…se conviene una participación de sesenta por ciento (60%) para LIONSTREET y un cuarenta por ciento (40 %) para MONÓMEROS sobre la utilidad que se determine en cada caso de negocio individual que se presente por esta actividad.” Quiere decir que Lionstreet, después de restar lo que ha invertido en el negocio específico, se quedará además con el 60 % de la ganancia neta.

La cláusula 6 establece claramente: “La duración de este acuerdo es por quince (15) años, prorrogable de mutuo acuerdo”.

En la cláusula 10 del contrato, se especifican las direcciones de ambas empresas. La que corresponde a LionStreet es: Calle 74, PH 909, Piso 16, Ciudad de Panamá, Panamá. Esta dirección no corresponde a ninguna oficina de Lionstreet sino al despacho de abogados que registró la empresa en panamá.

Para evitar despedir a los gerentes encargados de las áreas que ahora serán manejadas por Lionstreet, (y evitarse escándalos mayores) la directiva de Monómeros decidió cambiarlos a otras posiciones cuyas funciones no dominan. Por ejemplo a la gerente de contrataciones, quien era la encargada de hacer todas las licitaciones de los contratos, le crearon un cargo temporal de “Crecimiento y Desarrollo Sostenible”….eso nunca existió en Monómeros.

Monómeros Colombo Venezolanos, aunque es una empresa 100 % venezolana, se rige por la ley colombiana, pues funciona en Barranquilla, Colombia. Esta ley establece por ejemplo, que las empresas deben reportar ante la Superintendencia todas las incidencias financieras, pero además, el tipo de convenios como el que se firmó con Lionstreet, debe estar firmado por una empresa revisora fiscal. Monómeros siempre había trabajado con la empresa revisora fiscal KPMG, que cuenta con gran prestigio en Colombia, pero estratégicamente, antes de firmar el cuestionado contrato, se cambiaron a otra firma llamada Kreston

La orden que ha dado Juan Guaidó con respecto a las denuncias de los trabajadores de Monómeros, es “ignorarlas hasta que todo el mundo se olvide”.