Identificados los 10 principales perturbadores de la economía nacional

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anuncia una lista de 10 principales perturbadores de la economía nacional.

Durante una jornada de trabajo de ‘Jueves Productivo’, en el Palacio de Miraflores, el mandatario aseveró que se trata de los 8 o 10 actores económicos perturbadores de la economía y que ha registrado ataques al sistema venezolano durante el mes de julio y forman parte de la oligarquía del país suramericano.

En julio, los precios de los productos aumentaron considerablemente por la subida del precio del dólar en el mercado paralelo de Venezuela, pues superó los cuatro millones de bolívares por dólar.

Al respecto, el líder chavista aseguró que el Gobierno los tiene muy bien identificados con nombres y apellidos: “He dado las órdenes que los llamen a botón a uno por uno, no me importa el apellido que tengan porque algunos creen que tienen apellidos intocables, no hay intocables en ninguno de los apellidos de la oligarquía de Venezuela”, enfatizó sin ofrecer más detalles.

Maduro llamó a fortalecer la producción nacional ante la guerra económica impulsada contra el país por el imperio norteamericano y ordenó a la banca pública y privada a incrementar los créditos y financiamiento a los productores de alimentos.

Además, anunció que en el segundo semestre del año tomarán las medidas necesarias para combinar el uso de la moneda local con las divisas internacionales y la criptomoneda Petro.

Las autoridades venezolanas han censurado, una y otra vez, el “terrorismo económico” de EE.UU. contra su país y denunciado que dichos actos hostiles han dificultado la lucha contra la COVID-19 y generado pérdidas millonarias para la nación sudamericana.

Para Caracas, todos los planes que diseña EE.UU. en su contra forman parte de una agenda hostil y belicista de Washington para perseguir y llegar a sus objetivos imperialistas en América Latina. Venezuela en reiteradas ocasiones ha urgido a la comunidad internacional a hacer frente al unilateralismo de la Casa Blanca que está dirigiendo al mundo a un callejón sin salida.