La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, Juliette Rivero, denunció este martes que miembros de su comisión fueron amenazados y agredidos por las fuerzas de seguridad mientras daban seguimiento a las protestas en la ciudad de Cali, que comenzaron el pasado miércoles.

«Mientras dábamos seguimiento a situación de derechos humanos en Cali no hubo disparos directos contra equipo ONU Derechos Humanos. Sin embargo, otros miembros de la comisión recibieron amenazas y agresiones, así como disparos por parte de la policía, sin que nadie resultara impactado», escribió Rivero en su cuenta de Twitter. Además, pidió que estos hechos «sean investigados y los responsables sancionados».

En Cali, capital del departamento del Valle del Cauca, se han denunciado disparos a civiles por parte de la Fuerza Pública. En varios videos que circulan en las redes sociales se aprecian oficiales con armas de fuego y manifestantes aparentemente heridos de bala. Asimismo, se oyen numerosos disparos.

La solicitud de Rivero ocurre después de que la portavoz de ese mismo organismo, Marta Hurtado, hiciera un llamamiento a la calma ante la convocatoria a una nueva jornada de protestas para este miércoles, 5 de mayo. Además, Hurtado condenó el «uso excesivo de la fuerza» durante las manifestaciones en la nación suramericana.