Pompeo salió del Caribe con una pesada derrota que cobra con sanciones
Foto: Lechuguinos.com

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, realiza una gira por varias naciones de Sudamérica para encontrar cómplices a su hostilidad contra Venezuela.

Parece no tener fin la campaña de presión contra el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro. El mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, ratificó su alianza con el presidente de EE.UU., Donald Trump, en su luchar contra el Gobierno de Maduro. Esto, luego de la visita del secretario de Estado norteamericano a países vecinos de Venezuela.

La visita de Mike Pompeo a Brasil generó una ola de críticas dentro del gigante sudamericano. Más de 10 asociaciones y comités solidarios tacharon de un verdadero acto de provocación internacional la presencia del jefe de la Diplomacia de EE.UU. al estado de Roraima, fronterizo con Venezuela.

Por su parte, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva denunció la sumisión del Gobierno de Jair Bolsonaro a las políticas de Washington.

Pompeo, en su gira de tres días a la región, que le llevó también a Colombia y Brasil, consolidó la alianza sudamericana contra el Gobierno chavista. En Colombia, agradeció al mandatario Iván Duque por su postura contra Caracas, y prometió asistencia continua para ayudar a combatir el narcotráfico.

Venezuela, por su parte, reaccionó. Reprochó las hostilidades de EE.UU. y sus aliados contra su país. Denunció que la gira intimidatoria busca ganar votos en Florida.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, agregó que EE.UU. trata de “enemistar” a las dos naciones vecinas para quedarse con los recursos de la región.