El propio jefe del despacho de Guaidó, Roberto Marrero, en una grabación afirma que fue tratado de la mejor forma mientras estuvo detenido en El Helicoide.

En un video que recibió la redacción de Lechuguinos, Roberto Marrero desmintió a Guaidó que afirmaba que el jefe de su despacho era maltratado y torturado en el Helicoide.

En la grabación Marrero dice que recibia alimentación adecuada, mantenía contacto permanente con sus familiares a través de llamadas telefónicas y que nunca fue torturado como afirmaba Guaidó y otros dirigentes de la ultraderecha.

Con este testimonio del propio Marrero, se cae la tesis que venían posicionando que este estaba en grave estado de salud debido a las «supuestas torturas» que recibía.