La Cancillería rusa condena el reciente acuerdo firmado entre las milicias kurdas y una compañía estadounidense, considerándolo como un acto “arbitrario e ilegal”.

“Consideramos que estas acciones de Estados Unidos son arbitrarias y contrarias a la ley, y expresamos nuestra profunda preocupación y pesar de que este tema no haya provocado una respuesta adecuada por parte de la comunidad internacional”, indicó el viernes el Ministerio de Exteriores de Rusia en un comunicado.

Rusia señaló que la medida constituye una clara violación del derecho y las normas internacionales y afirmó que el pacto demuestra una vez más la falta de respeto del Gobierno de EE.UU. a la Carta de las Naciones Unidas y las decisiones del Consejo de Seguridad sobre la necesidad de respetar la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Siria como estado miembro del organismo internacional

El texto apuntó a que los estadounidenses no solo han ocupado ilegalmente áreas del noreste y el sur de Siria, sino que también están involucrados en el saqueo y el comercio ilegal de los recursos naturales del país árabe, los cuales pertenecen a todo el pueblo sirio.

“Y esto ocurre en momentos en que el Gobierno de Estados Unidos ha aprobado otras sanciones unilaterales contra el Gobierno sirio, sin pasar por el Consejo de Seguridad de la ONU”, enfatiza el comunicado.