Costa Rica
Foto: Lechuguinos.com
Compartir
  • 1.5K
    Shares

La presión del Gobierno de Costa Rica sacó a María Faría, la autoproclamada embajadora, luego que entrara por la fuerza a la sede diplomática.

María Faría, diplomática autoproclamada por Juan Guaidó en Costa Rica, abandonará este jueves la Embajada de Venezuela luego de haberla tomado la madrugada del miércoles contra la voluntad de los delegados del Presidente Nicolás Maduro, quienes todavía ocupaban el edificio.

Así lo anunció el canciller costarricense, Manuel Ventura, luego de reunirse con ella en la Casa Amarilla para exponerle el disgusto del gobierno con lo ocurrido y entregarle una nota diplomática.

Tras la reunión, Ventura aseguró que Faría le manifiestó que estaba apenada y se disculpó con las autoridades costarricenses. No tuvo otra opción que abandonar este jueves la sede, junto con sus asesores, “en cumplimiento de una petición expresa hecha por el ministro Manuel Ventura”, informó la Cancillería.

“Le dije muy claramente que el señor presidente consideraba que, de alguna manera, con esto se había traicionado la confianza que Costa Rica había tenido con ellos y la apertura, la disposición y, sobre todo, la buena fe, que Costa Rica siempre tuvo con ellos”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores.

Temprano, el mandatario Carlos Alvarado había dicho: “Extendimos la mano de buena fe y tal vez nos tomaron el codo, y eso no nos parece que esté bien”, al tiempo que señaló que, en Costa Rica, hay reglas y estas deben ser respetadas.

“Una representante de cualquier país tiene que atenerse a las reglas que pone Costa Rica… Dimos un plazo de 60 días… en nuestra conversación con la embajadora quedó claro eso, así como que ellos podían instalar un recinto o una embajada temporal en otro espacio y nuestro ánimo siempre fue respaldar la parte institucional, pero tener un proceso sereno. Eso fue lo que el día de ayer no ocurrió y por eso fue la reacción nuestra porque en Costa Rica hay reglas, y las reglas hay que respetarlas», dijo el presidente.

La administración Alvarado le había otorgado 60 días a los diplomáticos de Maduro para abandonar el país, plazo que expira el 16 de abril, luego de reconocer a Faría como la embajadora venezolana porque Costa Rica reconoció a Juan Guaidó como el presidente del país suramericano, en vez de Maduro.

No obstante, Faría no esperó la conclusión del plazo y entró a la embajada en Los Yoses, lo que provocó la molestia de las autoridades costarricenses.

La diplomática le dio algunas explicaciones a Ventura, en el sentido de que había recibido instrucciones y de que tenía información sobre anomalías que no fueron precisadas.

Faría llegó con cara niña mal criada a las 4:20 p. m. al despacho del canciller y se retiró a las 5:27 p. m. sin dar declaraciones a la prensa pero con cara de niña regañada.

Redacción Lechuguinos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here