Foto: Lechuguinos
Compartir

Durante los últimos años Venezuela ha sido víctima de una estrategia conocida como “golpe suave”, la cual consiste en incentivar acciones desestabilizadoras promovidas por actores políticos de derecha quienes son patrocinados desde el extranjero, estos métodos son orientados en diferentes aspectos de la idiosincrasia venezolana entre los cuales encontramos el aspecto psicológico, la manipulación informativa, la movilización y la infiltración de gente violenta en manifestaciones.

Resulta interesante que todas estas acciones desestabilizadoras anteriormente descritas concuerden exactamente con el Manual de Gene Sharp quien es un profesor emérito de ciencias políticas de la Universidad de Massachusetts, fundador de la Institución Albert Einstein y es el autor de un polémico ensayo titulado “De la dictadura a la democracia”, el cual provee un análisis político pragmático de la acción no violenta como un método de utilizar el poder en un conflicto. La teoría del filósofo estadounidense consiste en derrocar gobiernos a través de métodos no violentos que sustituyen las bombas y los fusiles por mentiras y boicots Para los “incrédulos” que aun dudan de la existencia y efectividad de esta estrategia  de acción no violenta descrita en el manual de Gene Sharp

Aquí alguna de los métodos contemplados en el manual:

Presión moral

Protesta y persuasión, sin coerción.

Huelgas de hambre: negarse a comer para forzar al adversario sin buscar su conversión.

Ayunos tipo “Satyagraha”: con intensión de lograr conversión.

Aquí hay diferentes ejemplos de algunos “huelguistas” que han iniciado protestas mediante la no ingesta de comida por periodos prolongados, usualmente para ejercer presión al ejecutivo nacional o algún otro poder público. El rey de las huelgas de hambre, Julio Cesar Rivas, militante de PROVE y fundador de Javu es un ejemplo vivo de que la derecha viene utilizando estas estrategias desde hace tiempo.

Sobrecarga instalaciones y/o servicios públicos

Un ejemplo muy claro sobre esta acción es lo que se ha venido aplicando en el servicio eléctrico, que mientras el estado ha venido creando campañas para tomar conciencia sobre el consumo excesivo de este servicio, actores de oposición desacreditan estas acciones públicamente incentivando al uso innecesario del servicio con la finalidad de colapsarlo.

Teatro guerrillas: interrupciones dramáticas “improvisadas”.

Este caso se ve seguidamente en los semáforos y esquinas de las principales ciudades, donde grupos de personas utilizan pancartas con mensajes que causan impactos psicológicos negativos en los transeúntes.

Compras monopólicas: acaparar lo que el adversario necesita.

Esta acción la estamos viviendo actualmente por medio de un grupo de personas, llamados “bachaqueros”, estos acaparan grandes cantidades de los productos de primera necesidad, los cuales posteriormente son vendidos a un alto precio, incrementado la inflación y afectando al pueblo con menor poder adquisitivo.

Patrocinio o apoyo selectivo

Comprar productos de una cierta firma, cierto país o cierto sindicato. Esto se viene aplicando desde hace muchos años en Venezuela a través de las Empresas Polar, quienes desde siempre se han denominado en el país como la empresa con los mejores productos del mercado para acaparar la oferta de productos de primera necesidad y así manipular al pueblo cuando sea necesario (como en los periodos electorales).

Creación de mercado negro

Tal es el caso de las divisas extranjeras, estas son extraídas al estado a través de los “raspa cupo”, quienes se rigen por un mercado paralelo manejado por páginas web las cuales a través de sus propios criterios fijan un monto al azar como por ejemplo “DólarToday”. En este caso por ejemplo podemos resaltar los jóvenes detenidos en el estado Cojedes con 3.000.000,00Bsf en efectivo, los cuales serían destinados al financiamiento de las guarimbas y de esta forma  hostigar a los organismos de seguridad del estado, descuidando sus verdaderas funciones como es combatir la criminalidad y así impulsar la matriz de gobierno represivo o violador de los DDHH.

Todos estos métodos les resultarán familiares, y es que la derecha no solo conoce el manual de Gene Sharp sino que lo sigue al pie de la letra.

Redacción Lechuguinos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here