Duque
Foto: Lechuguinos.com
Compartir
  • 89
    Shares

El cerdito de Uribe aprendió muy bien las enseñanzas de su jefe al esquivar las preguntas que incomodan a la derecha paramilitar que gobierna Colombia.

El electo presidente de Colombia, Iván Duque ha demostrado que tiene la misma costumbre de su jefe Uribe de no contestar preguntas incómodas sobre el paramilitarismo, y un ejemplo de ellos fue su visita al Consulado colombiano en Miami, donde se hizo el loco cuando cuestionaron su fijación a temas ajenos a los colombianos por encima de la masacre de líderes comunitarios que vive el país.

Durante una ronda de preguntas, los periodistas presentes inquirieron sobre los crecientes asesinatos de líderes comunitarios a manos de células paramilitares y este, sin más ni menos, obvió las preguntas para empezar a criticar a Venezuela.

Duque, que estaba en la ciudad estadounidense para recibir las llaves de la ciudad y se le proclamara “Líder de la Democracia en Latinoamérica”, no tiene ningún interés en reconocer los errores de gobiernos pasados, pues él, más que presidente, será el articulador político de Álvaro Uribe Vélez, que le dará la orden de qué puede o no decir.

Redacción Lechuguinos

1 Comentario

  1. Blanca Ruiz
    Una nota muy interesante:

    “Era tal el fanatismo de civiles por Hitler que, al finalizar la guerra, el partido nazi tenía 8 millones de afiliados; y no creían o negaban que su líder hubiera cometido delitos de lesa humanidad, delitos de guerra. En un proceso llamado, DESNAZIFICACIÓN fueron obligados a ver las pilas de cadáveres, sepultarlos, visitar las cámaras de gas, los crematorios; Solo así fueron conscientes de lo que respaldaron. ¿Habrá que hacer lo mismo aquí, un proceso de DESURIBIZACIÓN?”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here