Foto: Lechuguinos.com
Compartir
  • 6
    Shares

La opiniones del actual presidente de Chile, Sebastián Piñera, sobre la dictadura encabezada por Augusto Pinochet han sido una declaración de admiración de ese régimen, generado el rechazo de quienes luchan por la verdad y la justicia.

Sebastián Piñera, que también ejerció la Presidencia durante el periodo 2010-2014, aclaró en sus diversos discursos que se opone a las violaciones a los derechos humanos que siguieron al golpe de Estado. Sin embargo, en ninguno critica al dictador  Pinochet, más bien, expresó su solidaridad cuando este se encontraba detenido en Reino Unido y ha dejado ver su simpatía por él.

Repasemos algunas de sus frases a lo largo de los años:

–  11/09/2018: “El 11 de septiembre nuestra democracia no murió de manera súbita y sorpresiva. Todos sabemos que venía enferma, muy enferma, y desde hacía mucho tiempo. ¿Por qué se derrumbó nuestra democracia? ¿Qué males y enfermedades la aquejaban? En 1973 nuestra democracia estaba enferma de odio, de violencia de descalificación, intolerancia y sectarismos”.

31/08/2013: “El hecho de haber trabajado en el gobierno militar, de buena fe, con buena voluntad y el mejor interés por Chile, no constituye una descalificación ni prohibición para seguir ejerciendo cargos de servicio público”. A su vez, sostuvo que fue “opositor del Gobierno militar desde el primer día” porque no le gustó “la forma en que empezó”.

–   “El golpe de Estado que ocurrió el 11 de septiembre de 1973 se produjo porque las fuerzas políticas no fueron capaces de cuidar nuestra democracia, nuestro Estado de derecho, nuestra sana convivencia”.

–  09/09/2013: “El quiebre de la democracia en 1973 significó el fracaso de toda una generación que no quiso, no supo o no pudo proteger nuestra democracia. Eso no significa que todos sean responsables y que esas responsabilidades sean equivalentes, pero sí que fueron compartidas”.

–  “El senador Pinochet y su familia están viviendo momentos difíciles en Londres. Por eso, merecen toda nuestra solidaridad”. Esta frase la pronunció en 1998 cuando el dictador se encontraba detenido en Londres en virtud de una orden de captura emanada por el juez español Baltasar Garzón por el asesinato de españoles en manos de la dictadura chilena.

En su discurso Piñera no se refirió a Pinochet como un dictador, sino como un expresidente: “Por un problema de principios no podemos permitir que un juez español (…) se arroje una jurisdicción que no le corresponde y pretenda juzgar a personas por hechos ocurridos en nuestro país y que tienen el alto cargo de haber sido ex presidente de la República”.

Redacción Telesur

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here