El gobierno de Francia pidió, este lunes, que el petróleo de Venezuela e Irán pueda regresar a los mercados internacionales en un intento por abaratar el precio del crudo.

De acuerdo con reportes de Le Parisien de fuentes del Elíseo, la propuesta fue hecha por el presidente de Francia, Enmamuel Macron, en el marco de la Cumbre del G7, en donde se encuentran reunidos los mandatarios de las principales potencias económicas occidentales.

Para algunos analistas citados por la prensa internacional, esta acción busca palear la alta dependencia energética de Rusia y las inestabilidades que ha provocado en los mercados las sanciones impuestas al gigante euroasiático.

Tanto Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, tiene la sartén por el mango, si decidir continuar con nuevos paquetazos de sanciones; o apelar a otro discurso en función de contener el aluvión de críticas, producto de las tensiones dentro de sus propias economías.