Alex Saab se declara inocente de acusaciones en su contra y se niega a ser extraditado

Adiós Trump y bienvenido presidente Joe Biden

Cómo las políticas de Trump causaron dificultades en Venezuela y obligaron a
los aliados de los EE. UU. en África a infringir el derecho internacional

©Alex Saab, 16 de enero de 2021

“La prisión es esencialmente una escasez de espacio compensada por una abundancia de
tiempo; para un recluso ambas son palpables”. Así lo escribió el poeta ruso-americano Joseph Brodsky.

En el transcurso de los últimos siete meses de detención ilegal en Cabo Verde, he tenido
mucho tiempo (pero no mucha luz) para ponerme al día con mi lectura. Paso 22 horas al día sin electricidad y, aparte de 20 minutos por la mañana y otra vez por la tarde de lunes a viernes, que se me permite una consulta con mi abogado local, no se me permite hablar con nadie. Estoy detenido en condiciones que el propio Departamento de Estado de los EE.UU. ha descrito como “…que ponen en riesgo la vida”.

También he tenido una “abundancia de tiempo” para tratar de comprender por qué Donald
Trump estaba tan comprometido con atacar a la República Bolivariana de Venezuela y a
aquellos de nosotros que trabajamos para ayudar al pueblo de Venezuela a satisfacer sus
necesidades básicas.

La respuesta es sencilla: Trump creció odiando el socialismo, a los latinos, a los
afroamericanos, a los musulmanes y casi todo lo que tiene vida, excepto a sí mismo. Voltaire dijo del amor propio que, “al igual que el sistema reproductivo humano, es necesario, nos da placer, y tenemos que ocultarlo”.

Trump obviamente caminaba desnudo.
Entonces, ¿por qué nos odia? Porque, si los pobres progresan, no puede explotarlos tanto. Su actitud no es nada más que básicamente la idea capitalista de explotar a los trabajadores tanto como se pueda, para que produzcan tanto como sea posible con el menor gasto posible.

Para lograr sus objetivos, tiene que vender la idea de que el socialismo es malo, que Venezuela está dominada por la corrupción y que todos sus gobernantes, empleados y contratistas son corruptos.

Lo hizo de muchas maneras diferentes.

Una de las formas más efectivas ha sido contratar a bloggers de todo el mundo. Se han
gastado millones de dólares contratando a cientos de bloggers, influenciadores y creando
sitios de seudonoticias para atacar a los países que considera que son una amenaza. El
objetivo es decir la mentira un millón de veces hasta que la gente crea que es “la verdad”. La filosofía de Trump es la del matón callejero: grita lo suficientemente alto sobre la libertad de pensamiento pero los que piensen de forma diferente a mí morirán.

Esas son sus tácticas cuando se trata de China, Venezuela y gran parte del resto del mundo. Ha humillado a latinos, musulmanes y afroamericanos. Si lee lo que dicen estos bloggers pagados (y les recomiendo que los lean en su totalidad, en lugar de leer rápidamente los titulares) notarán que la mayoría de ellos, la mayor parte del tiempo, lanzan sus ataques utilizando noticias infundadas, superficiales y finalmente falsas. Eso demuestra los motivos reales y negativos detrás de este esfuerzo.

Informar de las noticias es una actividad normal, pero cuando la misma persona lanza un
ataque diario a otra persona es un claro intento de cambiar la imagen y la reputación de esa otra persona.

Trump produce desinformación 20 veces a través de sus bloggers pagados, sabiendo
exactamente cuántas veces debe ser inventada para convertir una mentira en una “falsa
verdad”. Utilizó su propia cuenta de Twitter como una hoja afilada para destruir la verdad y
promover medias verdades y mentiras descaradas. Sabemos que Trump no lee mucho, pero tal vez si hubiera escuchado las palabras de James Allen “El autocontrol es fuerza, el
pensamiento correcto es dominio y la calma es poder”, quién sabe lo que podría haber
revelado.

Es como ser juzgado sin una investigación, sin pruebas. Trump y sus compinches hacen esto todo el día al gobierno del presidente Maduro y a todos los que trabajan para él. Trump incita abiertamente a la violencia contra otros estados soberanos pero ahora también, en una última jugada patética, dentro de los propios Estados Unidos donde se negó a admitir que fue derrotado y casi logró un golpe de estado. ¡Y nos llaman el Tercer Mundo y las Repúblicas Bananeras!

Pero los venezolanos sabemos cómo es él. No somos estúpidos. Vemos la realidad de los
obstáculos que Trump ha puesto en nuestro camino. No creemos en sus mentiras. Creemos
en nuestro gobierno y en nuestro país, que avanza bajo el liderazgo del presidente Nicolás
Maduro.

No son solamente los bloggers, la creación de la OFAC por parte de Bill Clinton ha
proporcionado a Trump su propio “superpoder” al igual que los héroes de los cómics que
ama. ¿Qué es la OFAC y cómo le ha dado a Trump una ventaja inimaginable sobre los
adversarios extranjeros? Es sencillo:

Se destruye un país al impedir que trabaje contigo, dejar de venderle suministros, medicinas, alimentos básicos y congelar sus activos en el extranjero (70.000 millones de dólares estadounidenses en el caso de Venezuela). Se deja de prestarle dinero, se impide que los petroleros de Venezuela transporten petróleo crudo, traigan alimentos y gasolina, se expropian empresas venezolanas en el extranjero, como CTGO, todo para que el país vaya en declive porque nadie se atreve a arriesgarse a ir a Venezuela o a trabajar con Venezuela. De esa manera se intenta forzar el “cambio de régimen” pero como el propio Trump reconoce, “no habíamos contado con que Maduro o el pueblo de Venezuela fueran tan resistentes”. Es exactamente por esa situación que se creó la OFAC. El plan B definitivo.

No olvidemos que la OFAC es un arma política de destrucción masiva creada para apoyar la
extralimitación judicial extraterritorial a una escala nunca vista en la historia del mundo.
Trump y sus compinches han elevado la designación política de OFAC a una designación cuasi criminal. La OFAC puede acusar a cualquiera, en cualquier momento, sin previo aviso, sin la oportunidad de abordar cuestiones previas a la designación, antes de la destrucción de los negocios creados durante años de duro trabajo y antes de la destrucción de vidas y
reputaciones. La OFAC abre entonces la boca para tragarse las súplicas y los honorarios a una escala sin precedentes. Todo esto sin mencionar los años que lleva ser considerado digno de ser nombrado “seguro” y los millones en honorarios legales pagados a los abogados que hasta hace poco trabajaban con las mismas personas que están destruyendo su existencia.

A mí me pasa lo mismo.

Me ha sancionado a mí, a mis hijos y a mis hermanos solamente por, aparentemente “ser los hijos o hermanos de Alex Saab”. Meramente por ser de mi sangre y carne, ellos arruinan sus vidas. ¿Y por qué? ¿Para poder derrocar un gobierno legítimo y reemplazarlo con títeres para obtener beneficios? Causan el caos que resulta de una incomprensión fundamental de las culturas, creando desconfianza y odio, volviendo al vecino contra el vecino, todo con el objetivo de repartir contratos para que los compinches reconstruyan la infraestructura cuya devastación alentó él abiertamente.

Ahí es donde entran los bloggers. Si leen cualquiera de los anuncios de sanciones de la OFAC no prueban nada. Solo dicen: “La web tal y cual dice que fulano de tal es corrupto, así que debe serlo”. Así de simple. Leanlos, son de dominio público. Es una locura. Juzgado por las redes sociales. Investigaciones realizadas a través de los golpes de un teclado en lugar de una recopilación de pruebas adecuada.

Una vez sancionado políticamente, intenten abrir una cuenta bancaria. Les dirán: “Lo siento, está en la lista de la OFAC por corrupción”. De la nada, cierran sus cuentas, cancelan sus tarjetas de crédito, incluso cancelan su cuenta de Netflix, y les tiran a su “montón de desechos”. ¿Va a quedarse el mundo al margen y dejar que esto ocurra? ¿Quién nombró a Trump el juez del mundo? ¿Cómo puede juzgar o arruinar la reputación de alguien sin ninguna prueba? Él, más que nadie, ha (ab)usado la infame OFAC para tratar de lograr su “cambio de régimen”.

Damos la bienvenida a la elección del presidente Joe Biden y solo nos queda rezar para que
cambie las políticas corrosivas hechas por Trump.

“La adversidad tiende a despertar talentos que estaban dormidos en tiempos prósperos”, así escribió el poeta romano Horacio. Las injusticias cometidas por Trump y Pompeo contra
Venezuela no serán olvidadas. Venezuela estará aquí mucho después de que ambos hayan
dejado la arena política. Venezuela emergerá unida y más fuerte que nunca, lista para
retomar su asiento en la mesa principal del discurso político y económico no solo en América, sino también en todo el mundo, bajo el liderazgo del presidente Maduro.

¡Venceremos!