Luis Vicente León: oposición no puede exigir mucho en el diálogo porque está debilitada

El presidente de Datanálisis Luis Vicente León aseguró que la oposición no puede exigir mucho en el diálogo porque está debilitada.

El presidente de la encuestadora Datanálisis, Luis Vicente León, reconoció que los factores de la derecha están debilitados y, por lo tanto, no tienen fuerza para lograr el derrocamiento del presidente Nicolás maduro y de la revolución bolivariana, ni exigir mucho en el diálogo.

Así lo expresó este lunes 23 de agosto en una entrevista concedida a una emisora de radio privada, en la que analizó el diálogo que se desarrolla entre el Gobierno y la oposición en México e indicó que esta ha pecado de prepotente.

La salida del poder, indicó León, “no está sobre la mesa, al menos hasta que la oposición no logre rescatar su poder de negociación”.

“No se puede conseguir en una negociación política la salida de Maduro del poder; y el rescate pleno de lo que tu esperabas o conocías como derecho democrático. Eso no es lo que puedes conseguir como resultado de la negociación política en el corto y mediano plazo; porque no tienes la fuerza para conseguirlo”, señaló.

En este sentido acotó que si la posición tuviera fuerza para provocar un cambio de Gobierno, lo hubiera logrado antes de reactivarse la mesa de diálogo. Si «hubieses ido a la negociación para ajustar esos elementos y negociar con el gobierno algunas cosas como las que se planteaban hace unos años con tanta prepotencia que era en qué avión se iba Maduro (…) pero no tenías y no tienes la fuerza para hacerlo«.

Recalcó que “el Gobierno sigue en poder y no tiene una amenaza creíble de salida. No es verdad que esté frente a ti la comunidad internacional más allá de elementos que te ayudan como presión y mecanismos que pudieran eventualmente llevarte a una negociación política para flexibilizar sanciones, pero no tiene la fuerza para sacar a Maduro”.

A juicio del economista el liderazgo de la posición se agotó, debido a que no ha renovado sus voceros.

“Está agotada la relación entre el liderazgo opositor y la población. Está agotada la confianza de que la oposición puede cambiar el gobierno, está agotada su fuerza de articulación porque está dividida y fracturada”, manifestó, al tiempo que dijo que “de la elección regional pueden salir nuevos liderazgos de la oposición que le permitan recuperar su confianza en la gente”.

Reveló que apenas un 20 por ciento de la población cree que los factores de la derecha pueden derrocar a Maduro.