Compartir

Estados Unidos ha exigido a la compañía 3M dejar de exportar mascarillas contra el COVID-19 a Canadá y América Latina, lo que ha merecido una respuesta de Ottawa.

La compañía 3M difundió el viernes un comunicado en el cual informa que el Gobierno estadounidense le ha pedido dejar de exportar a Canadá y América Latina mascarillas o respiradores N95, dos elementos de protección personal contra la pandemia del nuevo coronavirus.

La 3M, con sede en ciudad estadounidense de Minnesota, aseguró haber rechazado cumplir la orden de la Casa Blanca por las “graves implicaciones humanitarias” que puede conllevar dejar de suministrar ese material vital contra el COVID-19.

Además, dejar de exportar respiradores producidos en Estados Unidos probablemente causaría que otros países tomen represalias y hagan lo mismo, como ya lo han hecho algunos”, advirtió 3M.

Canadá responde a EEUU

Ante la exigencia de Trump a 3M, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo el viernes que el Gobierno de Ottawa podría impedir que “miles” de profesionales sanitarios canadienses cruzasen, como todos los días, la frontera para trabajar en hospitales estadounidenses.

“Hay miles de asistentes sanitarios en Windsor (ciudad canadiense fronteriza) que trabajan cada día en Detroit (EE.UU.). Y los estadounidenses dependen de ellos. Hay productos médicos y otros bienes esenciales que cruzan la frontera en ambas direcciones y sería un error para los dos países limitar el acceso del otro a bienes y personal esenciales”, declaró Trudeau, en lo que se nota una velada advertencia.