Venezuela rechaza las ridículas acusaciones de Lenin Moreno
Foto: Lechuguinos.com

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, en nombre de Venezuela, rechazó las acusaciones de Lenín Moreno, sobre la violencia en Colombia.

En su cuenta de Twitter, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, respondió a un tuit publicado por Pastrana, en el que el exmandatario informaba sobre las acusaciones de Moreno a Maduro «de ser el gran incitador y financiador de la violencia en Colombia».

«¡Mucho se habían tardado en responsabilizar a Venezuela! Este par de individuos de una especie política en proceso de extinción, subestiman a sus pueblos y se citan entre ellos para evadir sus culpas e incompetencia», escribió Arreaza en su cuenta de Twitter, citando el tuit de Pastrana.

Una vez concluido el foro, Moreno escribió en su cuenta de Twitter sobre la supuesta injerencia de Maduro en las protestas de Colombia, a lo que Arreaza respondió con un GIF.

Moreno desconoce al Gobierno venezolano de Nicolás Maduro y, en cambio, ha dado su reconocimiento al exdiputado Juan Guaidó como «presidente interino» de la nación suramericana.

No obstante, las declaraciones del mandatario ecuatoriano incriminando a Maduro de la violencia registrada en las manifestaciones en Colombia, provocaron muchas reacciones en la Red.

Desde hace una semana, Colombia ha sido testigo de multitudinarias protestas realizadas en las principales ciudades del país. Al descontento iniciado por una polémica reforma tributaria presentada por Duque, ahora se ha sumado el rechazo a la brutal violencia empleada por las fuerzas de seguridad contra manifestantes.

En el ámbito internacional, las Naciones Unidas, la Unión Europea y las organizaciones Amnistía Internacional y Human Rights Watch han denunciado el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la Policía para controlar las protestas.

En el contexto de las movilizaciones, Amnistía Internacional documentó que la Policía Nacional utilizó armamento letal y gases lacrimógenos contra manifestantes en varias partes del país, una actuación que viola los estándares internacionales sobre uso de la fuerza pública durante las protestas.

Además, durante las movilizaciones en Popayán (Cauca), la organización confirmó que uniformados apuntaron armas semiautomáticas directamente contra manifestantes que se encontraban desarmados.

Hasta este miércoles, el Gobierno nacional reporta 24 fallecimientos y más de 800 heridos, entre ellos agentes del orden. No obstante, organizaciones sociales reportan un saldo de 31 muertes, 1.220 heridos y 87 desaparecidos.