A partir de este primero de abril los países europeos “inamistosos” deberán pagar en rublos el suministro de gas que reciban de Rusia, establece un decreto firmado este jueves por el presidente del gigante euroasiático, Vladimir Putin.

En este sentido, el presidente Vladimir Putin detalló que estos países que impusieron sanciones a Rusia deberán abrir cuentas en bancos rusos desde donde pagarán, en rublos, el suministro de gas natural.

«Si estos pagos no se realizan, lo consideraremos como un impago por parte de los compradores», agregó al tiempo que resaltó que los contratos actuales se suspenderán en caso de que los compradores no cumplan con los requisitos del gobierno ruso.

«Hemos suministrado nuestros recursos, en este caso el gas, a los consumidores europeos. Lo han recibido, nos pagaron en euros que luego congelaron por su propia cuenta. En este caso, existen todos los motivos para considerar que suministramos prácticamente gratis parte del gas enviado a Europa», resumió el mandatario ruso la situación que ha motivado la decisión de Moscú de cobrar en rublos.