Fiscales suizos abandonan investigación contra Alex Saab por no contar ni con una sola prueba

La agencia de noticias EFE le realizó una entrevista exclusiva a Alex Saab, detenido ilegalmente afirmó desde su «prisión domiciliaria» que Cabo Verde actuó bajo presión del ex gobierno de Donald Trump y no respetar su inmunidad como enviado especial de Venezuela.

EFE: Han pasado casi nueve meses desde su detención en Cabo Verde. ¿Cómo se siente al haber pasado de estar en prisión a estar
en arresto domiciliario?

AS: Para ser sincero, nada ha cambiado en realidad. Estoy bajo arresto domiciliario sólo de nombre. Estoy vigilado por 50 guardias armados, mis abogados son registrados cuando vienen y cuando se van, mis frascos de medicamentos son vaciados, incluso cuando son nuevos y no están cerrados. Si salgo al jardín, la Policía Nacional sigue todos mis movimientos con drones. No se me permite el acceso a Internet y si quiero
hablar con mi familia, debo hacerlo con un móvil suministrado y vigilado por la Policía Nacional.

La policía tiene todas las llaves de la casa, así que no tengo absolutamente ninguna privacidad. Pueden venir, y lo hacen, cuando quieren de día o de noche. No puedo cerrar ninguna puerta, sólo la policía puede hacerlo.

Se trata de una falsa detención con fines de relaciones públicas. Cabo Verde no ha cumplido la decisión unánime y vinculante del Tribunal de Justicia de la CEDEAO del 2 de diciembre de 2020, que incluye permitirme el acceso a la atención médica especializada que, como paciente de cáncer, necesito.

No es casualidad que Cabo Verde me haya concedido el arresto domiciliario justo antes de la reunión del Consejo de Ministros de la CEDEAO de los días 21 y 22 de enero y de la reunión de Jefes de Estado de la CEDEAO del 23 de enero. Se trata de una maniobra calculada y cínica para permitir que Cabo Verde siga escondiéndose tras la fachada de «una historia de éxito africana» o «el modelo de democracia de África».

Todo lo cual es realmente irónico ya que este actual gobierno de Cabo Verde ni siquiera está seguro de querer ser «africano».

EFE: Usted solicitó el arresto domiciliario por motivos de salud. ¿Ha mejorado su salud?

AS: En una palabra, no. Cabo Verde sigue negándose a dejarme acceder a los médicos especialistas de mi elección, incluso a costa mía. Con tantos guardias armados a mi alrededor estoy muy estresado. El juego caboverdiano de la tortura psicológica, iniciado en la cárcel, continúa bajo este falso arresto domiciliario. Los guardias están continuamente apuntando sus armas al alcance de mi oído y temo que sólo hace falta un error, un error de
cálculo por su parte, un dedo picado y quién sabe lo que puede pasar.

El estrés está empeorando mi insomnio, que a su vez afecta a mi alimentación, por lo que sigo perdiendo peso. Creo que ya he perdido algo
menos de 30 kg de peso corporal desde el comienzo de mi detención ilegal.

EFE: Venezuela asegura que usted es un «ciudadano venezolano», algo que no se sabía públicamente cuando se produjo su detención. ¿Tienes doble nacionalidad? ¿Renuncias a tu nacionalidad colombiana y eres sólo venezolano?

AS: No estoy seguro de por qué mi ciudadanía tenía que ser «públicamente conocida». No soy un funcionario público, ni deseo ser una figura pública. Nunca he buscado la fama ni el reconocimiento público y tampoco lo hago. Me siento honrado de haberme convertido en ciudadano venezolano y, como he declarado en varias ocasiones, estoy orgulloso de mis raíces colombianas, así como de mi herencia libanesa/palestina. Soy ciudadano venezolano y colombiano a la vez.

EFE: ¿Cómo empezó a trabajar con el gobierno del presidente Maduro? ¿Conocía a Maduro antes de que fuera presidente de Venezuela? Si es así, ¿de qué se conocían?

Permítame manifestar que estoy muy agradecido con los presidentes Chávez y Maduro y con el pueblo venezolano por darme las oportunidades que se me han presentado desde el año 2000. Conocí al presidente Maduro cuando era ministro de Asuntos Exteriores con
el presidente Chávez.

Comencé a trabajar con departamentos de la República Bolivariana de Venezuela durante la época del Presidente Chávez. Comenzando en 2011 con la construcción de un proyecto de viviendas sociales, he podido demostrar que puedo entregar proyectos importantes a tiempo y dentro del presupuesto.

Los Estados Unidos, en pos de su extralimitación judicial extraterritorial por motivos políticos y su bloqueo económico de facto a la República Bolivariana de Venezuela ha hecho necesario buscar soluciones internas para crear nuevas cadenas de suministro, logística, financiación y relaciones comerciales. La experiencia que adquirí mientras gestionaba y organizaba la logística que implicaba el contrato de viviendas sociales fue reconocida por el gobierno del presidente Maduro y se me adjudicó mi primer contrato para ser proveedor del programa de alimentos de bienestar social del gobierno en 2015. Me complace decir que, una vez más, fui capaz de entregar a tiempo y dentro del presupuesto.
Esto me ha permitido emplear actualmente a 100.000 personas en Venezuela y en otros lugares en varios negocios que he desarrollado como empresario.

Tuve el honor y la humildad de ser nombrado Enviado Especial del Gobierno Bolivariano de Venezuela en abril de 2018 para seguir colaborando en el abastecimiento y provisión de alimentos básicos y medicamentos. Esta es una función que ha cobrado mayor importancia desde el inicio de la epidemia de COVID-19.

Más recientemente se me ha otorgado una responsabilidad adicional al ser nombrado Representante Permanente Adjunto ante la Unión Africana. Esto no sólo es una tremenda reconfirmación de la confianza del Presidente Maduro en mí, sino también un reflejo de la
importancia que el Presidente Maduro y su gobierno dan al desarrollo de los lazos con las naciones de África, más allá de las relaciones históricas con los miembros africanos de la OPEP.

EFE: Desde que fue detenido en Cabo Verde, ¿ha hablado, directa o indirectamente, con el presidente Maduro? Si es así, ¿qué le transmitió el presidente?

AS: No he hablado con el presidente Maduro, pero estoy encantado de haber recibido a través de los canales oficiales un mensaje de apoyo y
ánimo que agradezco.

EFE: La exfiscal Luisa Ortega Díaz le acusó en 2017 de ser un supuesto «testaferro» de Maduro en relación con la empresa Group Grand Limited (GGL). Qué dice eso?

AS: Siempre es triste que quien se ha beneficiado tanto de un país, como la exfiscal, se vuelva ahora contra ese mismo país por lo que supongo que es un error de cálculo político. Es una persona irrelevante y cada vez más busca hacer afirmaciones sin fundamento sólo para
mantenerse en el candelero.

Como he dicho antes, la República Bolivariana de Venezuela lleva muchos años siendo atacada política y económicamente. Una de las razones de mi nombramiento como Enviado Especial fue precisamente para contrarrestar esta amenaza y dotarme de inmunidad e
inviolabilidad para viajar y negociar libremente en nombre de la República, tal como lo han hecho los agentes diplomáticos durante siglos.

Quienes quieren atacarme a mí y a la República Bolivariana de Venezuela deberían primero informarse y entender la realidad de ser el blanco de la extralimitación judicial sin precedentes por razones políticas de los Estados Unidos antes de hacer comentarios mal informados. Deberían entender la realidad del bloqueo económico y su impacto en la vida del pueblo decente de Venezuela. Deberían aprender cómo esto ha causado un aumento masivo de los costos de transporte, seguros y otros costos logísticos.

¿Por qué la ex fiscal nunca menciona estos factores? Porque sus amigos de los medios de comunicación sensacionalistas y de los portales de pseudo-noticias, a los que muchos llaman “pressitutes”s, sólo quieren chismes sensacionalistas sobre «corrupción» y «precios abusivos» para atraer a los lectores en lugar de preocuparse por los detalles de los costes de los seguros o la disponibilidad de buques de carga que no estén amenazados con sanciones por parte de Estados Unidos. Tal vez habría que preguntar a algunos de estos sitios de pseudo-noticias de dónde proviene su verdadera fuente de financiación y de noticias falsas.

EFE: Estados Unidos también alega que usted es un «testaferro» del presidente Maduro y le acusa de haber blanqueado, junto a su socio Álvaro Pulido, hasta 350 millones de dólares. ¿Qué tiene que decir al respecto?

AS: Desde mi imputación y designación en julio de 2019, Estados Unidos no ha presentado ni una sola prueba que sustente las acusaciones que se han hecho. Ni una sola. Las únicas pruebas consisten en insinuaciones y medias verdades que provienen de testigos desacreditados que recibieron a cambio la ciudadanía estadounidense. Estados Unidos está lo suficientemente avergonzado de haber escuchado a estos supuestos co-conspiradores míos como para describirlos como «ex nacionales colombianos» en la solicitud de extradición. Si ni siquiera se atreve a reconocerlos como sus propios ciudadanos, entonces ¿cuánta fe tiene realmente en sus pruebas?

En cuanto a la cifra de 350 millones de dólares, mi equipo de defensa ha reunido una poderosa refutación de las acusaciones y sé que, si llega el momento, podremos desestimarlas con contundencia.

Ha olvidado mencionar que la solicitud de extradición también hace alegaciones sobre pagos por un total de aproximadamente 400.000 dólares a «funcionarios corruptos». Hemos podido demostrar que lejos de ser pagos a «funcionarios corruptos» eran para facturas de tarjetas de crédito.

EFE: ¿Cree que la demanda de extradición es un ajuste de cuentas de Estados Unidos con el presidente Maduro?

AS: El hecho es que Cabo Verde no podía ni debía detenerme. Yo era (y sigo siendo) un Enviado Especial de la República Bolivariana que realizaba una Misión Especial humanitaria para adquirir alimentos básicos, medicinas y equipos médicos muy necesarios para el pueblo de Venezuela.

Por lo tanto, gozaba de inmunidad e inviolabilidad, tal y como establecen las leyes centenarias que rigen la circulación de los diplomáticos y agentes políticos.

Mi detención ilegal tiene una motivación totalmente política, y es patético que el gobierno de Cabo Verde haya doblado la rodilla ante la voluntad política de Estados Unidos en lugar de preservar su propia dignidad y negarse a participar en esta farsa de extralimitación judicial por motivos políticos.

Lo que resulta muy frustrante es que, mientras la oposición y sus partidarios extranjeros siguen diciendo a todo el que quiera escuchar contra qué están, se niegan a decir a favor de qué están. La oposición no ha gobernado durante más de 20 años y no tiene ningún concepto de lo que significa gobernar cuando tiene que lidiar con un bloqueo económico y sanciones que no sólo han sido declaradas ilegales por la Relatora Especial de las Naciones Unidas tras su reciente visita a Venezuela, sino que no tienen precedentes en la historia.

Los críticos de sillón y los tertulianos no hacen un gobierno. Se necesita liderazgo y determinación, que es lo que han demostrado el presidente Maduro y su gobierno.

El presidente Chávez y ahora el presidente Maduro han celebrado elecciones a tiempo, todas las veces, pero ninguno de los dos ha recibido ningún reconocimiento por defender el proceso democrático. Cualquier elección en la que no gane la oposición se considera «no libre y justa». Entonces, ¿se va a mantener a Venezuela como rehén hasta que se produzca la respuesta «correcta»? ¿Ha preguntado la oposición realmente al pueblo de Venezuela lo que quiere? Una y otra vez los verdaderos venezolanos, no los que están sentados en sus condominios en Miami, han votado por millones al presidente Maduro.

Venezuela ha sido bendecida con una increíble riqueza de recursos naturales. Oro, petróleo, carbón – Venezuela los tiene todos, pero parece que los partidos externos quieren reclamarlos para sí mismos.

Los detractores por motivos políticos sólo ven lo que quieren ver. No reconocen el progreso de la economía. Basta con mirar la Bolsa de Caracas, que está alcanzando nuevos máximos, y es probable que el PIB crezca después de años de cifras negativas, y los estantes de los supermercados están relativamente llenos. Todo esto se ha producido gracias a la cuidadosa administración de la economía por parte del presidente Maduro en tiempos increíblemente difíciles causados por los Estados Unidos.

EFE: La petición de su detención vino del Gobierno de Donald Trump. ¿Qué espera de la Administración Biden en su caso?

AS: El presidente Biden ha anunciado que «¡América ha vuelto!». Que Estados Unidos está preparado» para volver a ocupar su asiento en la mesa de las naciones que respetan el Estado de Derecho y sus obligaciones internacionales». Los hechos hablan más que las pal abras, así que sólo puedo esperar que los hechos del presidente Biden estén a la altura de sus palabras.

EFE: ¿Considera que Cabo Verde actuó bajo presión de Estados Unidos al detenerlo y no respetar la inmunidad que Venezuela dice tener como «enviado especial»?

AS: Sí, por supuesto, es claro e inequívoco.

EFE: Si el Tribunal de Justicia de la CEDEAO falla en contra de su proceso de extradición, ¿confía usted en que Cabo Verde acatará esa sentencia?

AS: Si, con la ayuda del Todopoderoso el Tribunal de la CEDEAO falla de esta manera, sólo puedo rezar para que el actual régimen de Cabo Verde lo tome como una oportunidad para salvar lo que queda de la fachada de «una democracia africana modelo» y se libere del hechizo político lanzado por el régimen de Trump y honre tal decisión.

EFE: Si finalmente Cabo Verde diera luz a su extradición a Estados Unidos, ¿estaría dispuesto a colaborar con la Justicia estadounidense? Cree que seguiría contando con el apoyo de Venezuela?

AS: No, no colaboraría con Estados Unidos. Sin embargo, permítame ser muy claro. No he cometido ningún delito. Mis abogados y yo lucharemos, si es necesario, en todos los
tribunales para demostrarlo con todo el apoyo de Venezuela. El único culpable aquí es Estados Unidos que ha orquestado una campaña de hegemonía política contra Venezuela.