El mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, se distancia de su par estadounidense, Donald Trump, en momentos en que el republicano encara una inminente derrota.

Yo no soy la persona más importante de Brasil, así como Trump no es la persona más importante del mundo, como él mismo dijo. La persona más importante es Dios”, ha dicho este viernes Bolsonaro en un acto militar.

En realidad, las declaraciones de Bolsonaro dejan entrever que él está monitoreando de cerca la contienda electoral en desarrollo en EE.UU., donde, según los últimos resultados, desde el cierre de las urnas, el pasado martes, todo apunta al triunfo del demócrata Joe Biden frente a Trump, candidato republicano que busca la reelección.

El giro de Bolsonaro hacia el magnate inmobiliario, ha tomado de sorpresa a muchos, puesto que el miércoles había dicho que “si Dios quiere, Donald Trump gana. Y aquellos medios que siempre están en contra tendrán que rendirse a la realidad (…) Ustedes saben sobre mi posición. Tengo una buena relación política con Trump y espero que sea reelecto”, agregó para no dejar dudas de su cercanía con el republicano.

El ultraderechista presidente brasileño, desde su llegada al Palacio del Planalto, el 1 de enero de 2019, no ha ocultado su preferencia por las políticas de su homólogo estadounidense, hasta el punto que ha sido llamado “Trump brasileño”. Incluso, sus medidas han coincidido, por las que ambos han enfrentado críticas, como en el tema de la gestión de la pandemia de la COVID-19.

Ahora, conforme a varios analistas, Bolsonaro deberá cambiar parte de su Gabinete pro-Trump, en caso de que se confirme la victoria Biden y se convierta en el nuevo presidente de Estados Unidos.