Rusia atacará objetivos en Ucrania que, hasta ahora no habían sido considerados, en caso de que Kiev reciba misiles de largo alcance de mano de Estados Unidos, afirmó el presidente del gigante euroasiático, Vladimir Putin.

«Si llegan a suministrarlos, sacaremos las debidas conclusiones y usaremos nuestros medios de destrucción, que no nos faltan, para atacar las instalaciones que hemos evitado atacar hasta la fecha», aseguró Vladimir Putin en una entrevista concedida a un medio ruso.

En este sentido, el mandatario estimó que Occidente planea enviar a Ucrania misiles con un alcance de 45 a 70 kilómetros, equiparables a los de sistemas de fabricación rusa Grad, Uragán y Smerch, «nada novedoso», según el presidente.

«Partimos de que esos suministros desde Estados Unidos y algunos países más son para compensar las pérdidas de material bélico. No suponen ninguna novedad ni cambian nada en el fondo», dijo.

De igual manera, Putin aseguró que el empeño de occidente de seguir dotando de armas a los ultranacionalistas de Ucrania es prolongar al máximo el conflicto armado.