yacsy-alvarez Involucrada en Operación Gedeón señala a Guaidó y a Duque de cómplices

Yacsy Álvarez, detenida en Colombia, por estar involucrada en la Operación Gedeón señaló a Guaidó y a Duque de ser sus cómplices.

Una mujer acusada en Colombia de participar involucrada en la Operación Gedeón, una fallida invasión armada a Venezuela dice que las autoridades colombianas estaban al tanto de las actividades de los insurgentes. Yacsy Álvarez afirma asimismo que el líder opositor venezolano Juan Guaidó era parte del complot y que a ella la quieren usar como chivo expiatorio. Sus denuncias desde la cárcel plantean nuevos interrogantes en torno al papel de Colombia en el infructuoso intento por derrocar a Nicolás Maduro.

En una celda sin ventanas de una cárcel de máxima seguridad en Colombia, Yacsy Álvarez espera ser juzgada por ayudar a organizar una fallida invasión armada para tratar de derrocar el gobierno de la vecina Venezuela.

Álvarez era una traductora y socia de Jordan Goudreau, un exboina verde estadounidense cuyo plan para derrocar a Nicolás Maduro con un pequeño grupo que habría ayudado a entrenar en la selva colombiana resultó un desastre el año pasado.

Fiscales colombianos dicen que Álvarez ayudó a contrabandear armas para el ejército de voluntarios. Pero ella afirma que la están usando de chivo expiatorio para tapar las faltas de otros, incluido el líder opositor venezolano Juan Guaidó, quien tomó distancia de esos autodeclarados luchadores por la libertad. El mes pasado su abogado pidió a los fiscales que incluyesen a Guaidó en la lista de imputados.

Álvarez también la emprendió contra los autoridades colombianas, a los que acusa de estar en contacto con el líder venezolano del complot. Sostuvo que, a pesar de estar al tanto de los movimientos de los combatientes, las autoridades no hicieron nada por detenerlos, ni siquiera después de que el vicepresidente venezolano, siete meses antes de la incursión, pasó las coordinadas de las casas donde se refugiaban los rebeldes desde la Asamblea General de las Naciones Unidas.

“Yo no tengo ningún tipo de formación militar ni política, no tengo la fuerza económica”, expresó Álvarez durante una breve entrevista desde una prisión de Medellín. “Agarraron a la más pendeja para pagar los platos rotos de los demás”.

Las denuncias de Álvarez plantean nuevos interrogantes en torno al papel de Colombia en la Operación Gedeón, como se la conoce, que el fiscal general venezolano Tarek William Saab describió como una “moderna versión” de la invasión de Bahía de Cochinos en Cuba ocurrida en 1961. El fallido intento de mayo del año pasado de promover una rebelión popular terminó con seis insurgentes muertos y dos viejos camaradas de Goudreau en las Fuerzas Especiales de Estados Unidos presos en Caracas.

Colombia, cuyas fuerzas de seguridad son una de las principales aliadas de Estados Unidos en el mundo, niega haberse prestado a sabiendas como punto de partida de la incursión. Los estadounidenses aseguran también no haber estado al tanto de las actividades ilegales del grupo.

Pero Álvarez afirma que el individuo que coordinó el intento, el general retirado del ejército venezolano Clíver Alcalá, había estado en contacto con los servicios de inteligencia colombianos desde su llegada a Colombia en el 2017 tras una fallida conspiración militar en Venezuela.

La afirmación coincide con los resultados de una investigación de la AP del año pasado según la cual Alcalá habló de la incursión que planeaba y pidió apoyo para la misma durante un encuentro de junio del 2019 con dos agentes de la Dirección Nacional de Inteligencia de Colombia.

En ese encuentro en un hotel de Medellín Alcalá también presumió de su relación con Goudreau, a quien describió como un exagente de la CIA, de acuerdo con un exfuncionario colombiano al tanto de la conversación. Pero cuando la CIA negó en Bogotá relación alguna con Goudreau, se le dijo a Alcalá que dejase de hablar de la invasión porque de lo contrario sería expulsado, indicó el exfuncionario.