La “justicia” estadounidense volvió a cometer una agresión en contra del Enviado Especial de Venezuela Alex Saab. En un nuevo capítulo del Lawfare en contra de este funcionario venezolano el tribunal de apelaciones del circuito 11 de Atlanta, Georgia, dilató la decisión sobre la inmunidad diplomática de éste.

Además, el tribunal remitió nuevamente el caso de Alex Saab al juez Robert Scola, quien obvió, en primera instancia, la inmunidad Enviado Especial quien lleva más de 700 días secuestrados, primero en Cabo Verde y luego en una cárcel de Miami.

“El tribunal de distrito no abordó si Saab Morán es un diplomático extranjero e inmune al enjuiciamiento”, por lo que rechazaron la invitación del equipo de abogados a “decidir esa cuestión en primera instancia (…) ya que somos un tribunal de revisión, no un tribunal de primera vista, y la determinación de si una persona es un funcionario diplomático extranjero es una cuestión mixta de hecho y derecho”, alegó la corte de apelaciones a través de un comunicado.

A pesar de ser una corte de apelaciones, dice el documento, estamos ‘mal situados para decidir esta cuestión mixta de hecho y derecho en primera instancia’ (…) Por todas estas razones, anulamos la orden del tribunal de distrito como discutible y devolvemos el caso al tribunal de distrito”, finaliza.

Con esta acción queda al descubierto, una vez más, a la confabulación de los órganos jurisdiccionales de EE.UU. y una subversión procesal, pues la apelación no llego a la corte por segundo grado de jurisdicción y el derecho a que una segunda instancia examine, sino por la doctrina de órdenes colaterales, al no haber sido decidido por el juez Scola en su momento, para intentar procesar a Saab de forma ordinaria, teniendo conocimiento de que la inmunidad diplomática es una excepción procesal que genera la inimputabilidad del Enviado Especial.